Enhorabuena [contexto: este día nevó]

Enhorabuena. Así nos has dejado, sin saber qué hacer, sin saber a dónde ir, sin saber si vamos a llegar o nos vamos a estrellar. Así nos has dejado hoy, en blanco. Enhorabuena, eso de ser fría te ha salido bien. No has tenido compasión por nosotros, y la has liado gorda. A ver quién tenía ganas de salir hoy de casa a las siete de la mañana para ir a la escuela o al trabajo. Ah, y contenta que no te has pasado de la raya y aunque sea hemos podido salir de casa. Desprevenidos nos has pillado, nadie te esperaba. Y llegas tú sin avisar, y emblanqueces la ciudad. Miles de euros ha hecho perder tu presencia. Centenas de personas no han podido hoy llegar a su puesto de trabajo. Decenas de autobuses se han quedado tirados en mitad del trayecto sin poder llegar a su destino.

Enhorabuena, has conseguido paralizar a la que, supuestamente, es la raza más desarrollada e inteligente del Planeta. Enhorabuena, has pillado desprevenido a todo aquel personal que debería haber ordenado la actuación de un equipo de quitanieves hoy en Pamplona. Enhorabuena, pero estoy seguro que la próxima vez que te vea, te tendré que escribir diciéndote que lo intentes otra vez; puesto que el equipo encargado de la gestión de los quitanieves habrá leído esta, y muchas otras más cartas, y habrá actuado correctamente para eliminarte.

Enhorabuena, nieve.